Según informa TMZ, parece ser que Lil Wayne habría vendido todos los derechos de grabación de sus discos a Universal por 100 millones de dólares. El origen de esta venta podría haber sido la disputa que mantiene con su ex mánager, Ronald Sweeney, que le exige más de 25 millones de dólares en comisiones impagadas entre 2005 y 2018. A pesar de que el propio Sweeney no se ha pronunciado acerca de que su exigencia proceda del trato entre Lil Wayne y Universal, es probable que la venta, en un momento en que todos los artistas luchan por poseer los derechos de sus canciones, esté relacionada con ello.

Sin duda es un movimiento extraño por parte de Wayne, ya que sólo en derechos de explotación de sus propias canciones podría obtener tanto o más a largo plazo. ¿Qué ocurrirá para que Lil Wayne necesite vender su trabajo? De momento, parece que él mismo no ha hecho ninguna declaración al respecto.

Héctor Moriv
Responsable de redacción

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Quizás te interese

Más en:Sociedad